1ª Práctica (25/11/09)

El papel, o cualquiera que sea el soporte que usemos, es dividido de forma inconsciente por nuestro cerebro en varias partes distíntas. Así, nuestra mente crea lugares en los que algo nos provoca más tensión o nos relajan.

Lo más pequeño que se puede pintar es un punto. Pues resulta fascinante que un sólo punto situado en un lugar u otro nos aporte más o menos sensación de paz.

La mayor relajación del cerebro se produce cuando el punto se encuentra en el centro del papel, como ocurre en este caso.

Dividimos el folio en líneas rectas y diagonales, también de forma inconsciente, de forma que incluso un punto, no encontrándose en una de estas líneas, también nos provoca más tensión que si lo estuviera, algo que nos muestra por enésima vez toda la potencialidad que puede llegar a tener nuestro cerebro, aunque también nos muestra ciertos puntos débiles.

También existen lados del folio que tienen más peso que otros. Así, el lado derecho superior llama mucho más la atención que el izquierdo inferior, por ejemplo (esto es muy usado en prensa escrita, ya que los periódicos publican las noticias que más le “convienen” en la parte superior derecha, la primera que percibimos al abrirlo; mientras que las noticias más desfavorables para ellos y su ideología se colocan en la parte inferior izquierda, que apenas percibimos si no prestamos atención).

Como se observa en estas imágenes, en la primera hay colocado un pequeño punto en la parte inferior izquierda y dos grandes puntos en la superior derecha, lo que le da a la imagen un gran peso.

Nuestro cerebro percibe este estímulo como algo desproporcionado. No le transmite tranquilidad. Esta imagen carece de sensación de equilibrio.
Refiriéndonos a la prensa escrita, resulta verdaderamente increíble e incluso llega a un punto en el que es escandaloso, la forma de manipular la opinión de sus lectores mediante técnicas de este tipo.

Sin embargo, y siguiendo ya con el tema, colocando los dos puntos grandes en la parte inferior izquierda y un punto aún más pequeño que el anterior en la parte superior derecha, la imagen está equilibrada, algo que a mí personalmente me impresiona bastante y en lo que nunca había reparado. Ésto nos muestra el peso que tiene esa parte superior derecha, y cómo un minúsculo punto llega a equilibrar una composición enormemente “pesada” por la influencia de los dos grandes puntos en el extremo inferior izquierdo.

Por su parte, también existen líneas que nos transmiten sensación de paz, como las rectas horizontales, las cuales nos sugieren cama, reposo o muerte (p. ej: la línea del horizonte); y también en menor medida las verticales, quienes implican equilibrio, pero en tensión (ej: una persona de pie).

En cambio existen imágenes que implican mucho dinamismo, como la diagonal, y la diagonal quebrada.

La espiral es la que más movimiento implica.

También nos ofrecen una sensación de paz las imágenes que asemejan superposiciones, juegos de tamaño, detalles en textura o los colores más cálidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: